Desde la Prehistoria, la música es fundamental en todas las culturas. Surge a la vez que el lenguaje, por lo que nosotros, como humanos, hemos ido evolucionando de la mano de ella. Por eso, en nuestra escuela infantil de Valdemoro llevamos a cabo técnicas de estimulación temprana a través de la música. Todas las personas sin problemas neurológicos serios nacen con la posibilidad de procesar la música; por ejemplo, lo niños menores de un año muestran sensibilidad ante las escalas musicales. La música tiene la capacidad de provocar en nosotros reacciones emocionales, ya sean positivas o negativas. Las positivas nos permitirán inducir conductas de aproximación. Estudios neurológicos demuestran la importancia que tiene la música en la activación y el desarrollo de diferentes regiones cerebrales ¿Cómo utilizamos entonces la música para estimular a los niños?

Durante las edades más tempranas, los niños se encuentran en su plenitud de habilidades artístico-expresivas y de creatividad, capacitados para dar rienda suelta a sus emociones e imaginación. La música les permite interpretar el mundo, sus fantasías, su realidad, etc. El aprendizaje de las canciones de Escuela Infantil Trastitos les permite mover su cuerpo de manera rítmica, contar historias, respetar a los demás compañeros y memorizar. Con todo ello conseguimos conjugar la maduración propiamente biológica con la influencia socio-cultural.

El sonido, la música y el movimiento provocan que los sentidos trabajen organizadamente y esto, en un futuro, se traducirá en una mayor facilidad de aprendizaje.  En una etapa posterior, con la escolarización formal, el niño que ha sido previamente estimulado en una escuela infantil de Valdemoro, podrá acercarse a la música a través de operaciones mentales más complejas.