Cada vez más expertos coinciden en que trabajar la psicomotricidad en las primeras fases de crecimiento de los niños es crucial para su desarrollo, razón por la que le ponemos mucho esfuerzo e interés en nuestra escuela infantil en Valdemoro. Hoy explicamos qué es este término y cuáles son sus ventajas para los más pequeños. 

Como su nombre indica, la psicomotricidad se divide entre el motriz y es psiquismo. Ambas partes constituyen un desarrollo integral, pues el primer término se refiere al movimiento y a la relación física con el entorno y el segundo a la parte cognitiva y emocional.

Hasta los siete años, todo lo que el niño aprende está relacionado con el sistema psicomotor, es decir, la relación del niño con su alrededor, sobre los demás y sobre las experiencias y sensaciones que va viviendo. En otras palabras, se empieza aprender de fuera para dentro. 

Mediante ejercicios de psicomotricidad, que en nuestra escuela infantil en Valdemoro disfrazamos de juegos para que los niños aprendan divirtiéndose, se estimula la capacidad sensitiva y perceptiva. Así conseguimos que los niños descubran y expresen sus capacidades, tanto físicas como emocionales. Gracias a estos ejercicios y siempre dentro del grupo, los niños van valorando su propia identidad e incluso van calibrando y aumentando su autoestima, ya que al controlar esos movimientos se genera una respuesta positiva, se consideran logros que les aportan seguridad en sí mismos.

En la Escuela Infantil Trastitos nos gusta pensar que no sólo cuidamos de tu niño, también le enseñamos y le preparamos para el bonito viaje que tiene por delante.